• Cedeal

Solidaridad y llamado a la defensa de la vida

La vigencia del Estado Democrático y la garantía de los Derechos Humanos en Paraguay.

La Fundación IEPALA (Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África), miembro de la Plataforma Interamericana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo (PIDHDD), se adhiere al comunicado emitido el 10 de abril por Coordinadora de DDHH del Paraguay (CODEHUPY), a partir de la decisión judicial del Tribunal de Salto del Guairá de rechazar el pedido de prisión domiciliaria para campesinos arbitrariamente procesados y en huelga de hambre, e insta a las organizaciones nacionales e internacionales a solidarizarse con los presos políticos de Curuguaty, en extrema situación de riesgo de vida por mantener hace 57 días una huelga de hambre para exigir justicia y libertad, al ver sus derechos al debido proceso y a las garantías judiciales permanentemente conculcados.

Exhortamos a los representantes de la justicia paraguaya obren con independencia e imparcialidad, y en ese cause se garantice el derecho a la vida y al debido proceso a todos los presos/as de Curuguaty, especialmente a los cinco huelguistas. Así también, realice la necesaria investigación que esclarezca el sangriento suceso de Marina Kue (15 de Junio/12) que se cobró la vida de 11 campesinos y seis policías, cuando se desarrolló un procedimiento de desalojo de familias campesinas que ocupaban tierras que habían sido donadas al Estado paraguayo por la Industrial Paraguay S.A., por lo tanto, el propietario es el Estado paraguayo y las mismas deberían estar destinadas a la reforma agraria, a las familias campesinas que luchan por acceder al derecho a la tierra en Curuguaty. Las víctimas fatales como las victimas sobrevivientes y el pueblo paraguayo tienen derecho a saber lo que verdaderamente pasó en Curuguaty y que los verdaderos responsables de esa masacre paguen por la barbarie cometida.


INSTAMOS AL ESTADO PARAGUAYO A CUMPLIR CON LOS PRECEPTOS UNIVERSALES, INTERNACIONALES Y CONSTITUCIONALES QUE GARANTIZAN EL DERECHO A LA VIDA, A LA LIBERTAD AL ACCESO A LA JUSTICIA SIN DISCRIMINACIÓN A LOS CINCO PRESOS EN HUELGA DE HAMBRE, QUE HAN ASUMIDO LA MEDIDA COMO ÚLTIMO RECURSO, ANTE UN PROCESO JUDICIAL QUE A TODAS LUCES SE CONTRAPONE A LOS DERECHOS CONSTITUCIONALES Y A LA LEGISLACIÓN NACIONAL.


NO ASUMIR EL CAMINO DEL DERECHO Y LA JUSTICIA, RESQUEBRAJARÍA INEXORABLEMENTE LA VIGENCIA DEL ESTADO DEMOCRÁTICO Y LA GARANTÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS EN PARAGUAY.